miércoles, marzo 09, 2011

MANTRA DE LA OMISIÓN


Fotografía: self_delusion_by_teodoratan-d36j66f



“y la muerte no tendrá señorío”
Dylan Thomas


aún estás
en el óxido de los calderos
que fueron común patrimonio


en el aroma de naranjas
que con maltrato
me hacías exprimir en el cansancio


estás
como un animal
acechando
el alba olorosa a menta
de pasta de dientes

en una siesta eterna
en el no-recuerdo
de un ardor
que todavía interpela
la herida del amante imaginario


no puede ser amor
permíteme aclararte
la ficción del día a día
la sutil estrategia de la humillación

no hablemos
entonces
del errante reniego
de tu rugido cobarde


esa última embestida
mudo castigo
que heredé de tu inclemencia
rencor del verbo espeso
y hasta frío
no pudo ser amor


ahora abreviado en un grano de polvo
inmolado
rinde cuentas
y déjame reincidir
en este salmo
inmortal
blasfemo
que combina mi retórica celestial
por despreciarte