miércoles, junio 03, 2009

ADORATORIO




En esta pagoda otoñal
que encierran tus ojos
me siento a exprimir la lascivia
sabrosa
que purifica mi descaro
y me vuelve cínica

PARODIA





Tu silbido encanta la serpiente
que llevo oculta
bajo el traje de mujer difícil

límpiame en el tránsito ácido
de hace un lustro
cuando vacié las palabras
sobre tu amor diminuto

MISERICORDIA


Se misericorde
no destruyas mi reputación indemne
de señora insigne

miento
este antifaz obsoleto
marchito
incomoda más de la cuenta

sílbame la esperanza
en un solo canto
que enlace mi desvergüenza

LA ÚLTIMA PARTICULA


Vencí al cinismo
su mortaja me soporta sin piedad

en esta escalada a la torre del amor
la última partícula de insolencia
se ubica genuflexa
ante su recuerdo

ESTA VERGÜENZA QUE MENGUA


Mi vergüenza mengua
como la astucia del cangrejo
cuando se esconde en la orilla
y la única sílaba valiente
que brota de mi voz
es decirte que sí