viernes, mayo 30, 2008

Hasta que lo confieses todo






Todo,
hasta allí llegaré,

Donde se acaben las palabras,
las cadenas, los números y los signos,

donde ya no existen las frases inéditas,

donde todo está relatado,
donde no hay poetas nuevos,

donde la prosa envejece
y muere entre mis labios.

Hasta ese momento, en que lo digas todo,

Te amaré sin piedad y sin medida.

Todo, sí, todo,

Hacerte mío hasta que no existan las sorpresas,

Ni el asombro, ni el desatino.

Cuando se hayan secado las playas y los ríos,

Cuando se hayan extinguido los besos que me inventes

Y me lo digas todo...

Sí, no preguntes, todo!

Donde el tiempo se detiene
y no marcan los relojesLos segundos y las horas

Y me lo digas todo.Hasta ese momento infinito,

Donde no haya ya nada por descubrir,

Te haré el amor hasta que lo confieses todo.

Y ya no quedarán preguntas por hacerni respuestas por dar.

Y me lo digas todo, y lo confieses todo,

Sin vergüenza ni disimulo,

Con la exacta decisión de haberlo dicho todo,

Te lo advierto,

Te haré el amor hasta que lo confieses todo.

Lo que no he contado

Al salir, no sabía el rumbo que tomaría mi equipaje, ni mis pasos. Fue un salto desesperado para acabar con mi propia pesad...