jueves, octubre 27, 2011

ÚLTIMOS EXPERIMENTOS





este es el turno del pecado
observo a un desconocido
que esquiva la única certeza de mis símbolos

hay algo superior
a esta paciencia pretendida
superior
si
a la súplica prohibida
de la prudencia
del que escribe

al final
es solo un simple paladeo del bochorno

se me acaba el tiempo
para los experimentos de amor

es temporada de conclusiones
de acabar con las hipérboles
y festejar lo conciso
lo definitivo
para así
descansar cuando llegue nuestro día

jueves, octubre 20, 2011

ALARMAS









no es para alarmarse
pero fuera de mis sienes
todo retumba
como uñas sobre pizarra

abro este manuscrito
que pretendo dejar como legado
(y con derecho exclusivo)
al lector que se lo apropie
y solo desprende pesadillas

una sombra me dicta las palabras
y yo las escribo
a pesar de la estridencia

forcejeo con esta atracción de la tierra
el cielo quiere tragarme
para silenciar esta endecha

por eso
por su silencio
siempre elijo la nostalgia

no es para alarmarse
-les digo-
esto no es una cátedra sagrada de melancolía
es
tan solo
el oficio dócil y voluntario
de untarme con el brillo
de mi propio sacrificio

mi polémica
la rítmica desazón de mis tropiezos

lunes, agosto 01, 2011

LA VOZ DE LA CIUDAD - Palabra de León





Alrededor de 400 personas pudieron disfrutar de 160 escritos realizados por periodistas, actores, narradores, dramaturgos y poetas que se dieron cita en 13 sitios de la capital simultáneamente para leer textos sobre Caracas, como parte de la gran celebración literaria "Las letras: La Voz de la ciudad" que organizó PUBLICARTE, el periódico de la cultura, en homenaje al aniversario de la capital.

“Esto fue una jornada histórica, por primera vez reunimos a 160 personajes enamorados de Caracas que leyeron escritos de todo tipo anécdotas de la infancia, poemas, pequeñas historias, deseos para la ciudad. Fue una lluvia de ideas con un mismo fin, demostrar el amor que sentimos por Caracas. En Publicarte estamos orgullosos de este logro que es el primero de muchos eventos que organizaremos para el disfrute de los caraqueños” declaró Inés Muñoz Aguirre, periodista, dramaturga y editora de PUBLICARTE.



Los personajes que cumplieron con esta hazaña fueron Carmen Luisa Plaza, Gisela Cappelin, Rafael Osío Cabrices, Iryna Kosohovski, Marisol Marrero, Olga Fuchs, Lesbia Quintero, Olivia Villoria, Raúl Stolk, Claudia Astor, Elena Siblesz, Laura Febres, María Elena del Valle Mejías, Inés Bardaez, Alessandra Hernández, Doménica Perdomo, Mirla Alcibiades,José Gabriel Núñez, María Eugenia Perfetti, Alejandra Blanco Vidal, Alejandro Solé, Ángel Zambrano y Blanca Rivero.



También participaron Estrella Gómez, Liza López, Mitchele Vidal, Raquel Molina, Ricardo Ramírez Requena, Armando Quintero Laplume, Derkje María van Dillewijn, Edith Monge-Silva, Ingrid Lozano, Joaquín Pereira, Mariela Suárez, Nathalie Álvarez, Pedro Pérez, Roberto Lovera de Sola, Carmen Mannarino, Elio Enrique Palencia, Gennys Pérez, Javier Moreno, Paola Josefa Mónica Montañés, Sandoval Martínez, Alfredo Sandoval, Xiomara Moreno y Andrés Sepulveda.



A ellos se unieron Alicia Hernández, Anabelle Madden, Henry Ardila, Nelsy Acosta, Elba Escobar, Meury Rivero, Alid Salazar, Catherine Ciardiello, Pedro Delgado, Vanessa Ardila, Yerndelki Pérez, Erilyd Coto, José Rafael Simón, Carlos Zarzalejo, Rafael Rondón Narváez, Norma González de Zambrano, Yhonais Lemus, Vanessa Hidalgo, Jackeline Méndez, Yhonahis Lemus, Jairo Ceballos,Adalber Salas, Margot Baptista, Karla Castro, Francisco Catalano, Tina Oliveira y Ricardo Waale.



No se quedaron sin leer Gisela Kosak, Aymara Lorenzo, María Clara Salas, Fátima Idahis Tavares, Luis Arturo Lozano, Trina Quiñones, Acuarela Martínez, Carina Rojas Luna, Mariela Cordero, Gustavo Adolfo Ruiz, Lidia Salas,Beatriz Alicia García, Flavia Pescifeltri, Albinson Linares, Astrid Lander, Ana María Velázquez, Héctor Torres, José Antonio Parra, Juan Carlos Ballesta, Keri López, Hildegart Acosta, Claudia Sierich, Fátima Amarilis Cedeño Martínez, Alberto Vásquez y Rosa Justo.



Además, declamaron María Milagros Sabetta, Ligia Álvarez, Oscar Perdomo Marín, José Antonio Barrios, Samuel Ávila, Luisa Rodríguez, Daria Rivas, Daniel Ernesto Pérez Astros, Ernesto Roque Cazal Carvallo, Francisco Enrique Llovera González, Leonardo Angulo Torres, Mirna Milagros Amarista Rodríguez, Oswaldo Flores Cumarin, Pedro Ignacio Muñoz Hernández, Sofía Gabriela Salazar Bravo, Inés Muñoz Aguirre, Maiskell Sánchez, Gabriel Medina, Ruth Capriles,Helbert Silva, Ysidro Sandoval, Hermileydis Pozo, Alejandro Rodríguez Morales, Fabio Romanelli, Dulce María Ramos, Gabriela Betancourt, Oly Emilia González.



Las lecturas que disfrutaron grandes y chicos se realizaron en diversos puntos de la capital de los municipios Chacao, Libertador, Sucre y Baruta, estos espacios fueron la Plaza Altamira, Ateneo de Caracas, Centro Comercial Multiplaza Paraíso, Iglesia de Petare, Galería de Arte Ascaso, Galería Templarios, Galería G7, Soma Café, Galería D’Museo, Restaurant Oro Café, Galería Artepuy, Biblioteca Herrera Luque y Librería Liberarte.



Adicionalmente, luego de de leer sus textos repartidos por toda la ciudad los 160 personajes de la capital se reunieron en la emblemática Plaza Altamira para cerrar el evento, compartir ideas y celebrar el logro.



“Las personas que asistieron pudieron reír, llorar, recordar, visionar y reflexionar sobre la ciudad que dejamos atrás, la Caracas que tenemos y la que soñamos, fue un buen ejercicio que nos permitió crear conciencia a través de la cultura y sin divisiones porque Caracas es de todos”, agregó Muñoz.



Muñoz expresó que la actividad dio inicio a una política de interacción directa entre PUBLICARTE y sus lectores, apoyados en la propuesta de "Somos mucho más que un periódico", se espera que próximamente dicho medio de comunicación continúe convocando a eventos relacionados a la literaria y la cultura para el disfrute de todos los que conviven en la capital.



--
, el periódico de la cultura, en homenaje al aniversario de la capital.



“Esto fue una jornada histórica, por primera vez reunimos a 160 personajes enamorados de Caracas que leyeron escritos de todo tipo anécdotas de la infancia, poemas, pequeñas historias, deseos para la ciudad. Fue una lluvia de ideas con un mismo fin, demostrar el amor que sentimos por Caracas. En Publicarte estamos orgullosos de este logro que es el primero de muchos eventos que organizaremos para el disfrute de los caraqueños” declaró Inés Muñoz Aguirre, periodista, dramaturga y editora de PUBLICARTE.



Los personajes que cumplieron con esta hazaña fueron Carmen Luisa Plaza, Gisela Cappelin, Rafael Osío Cabrices, Iryna Kosohovski, Marisol Marrero, Olga Fuchs, Lesbia Quintero, Olivia Villoria, Raúl Stolk, Claudia Astor, Elena Siblesz, Laura Febres, María Elena del Valle Mejías, Inés Bardaez, Alessandra Hernández, Doménica Perdomo, Mirla Alcibiades,José Gabriel Núñez, María Eugenia Perfetti, Alejandra Blanco Vidal, Alejandro Solé, Ángel Zambrano y Blanca Rivero.



También participaron Estrella Gómez, Liza López, Mitchele Vidal, Raquel Molina, Ricardo Ramírez Requena, Armando Quintero Laplume, Derkje María van Dillewijn, Edith Monge-Silva, Ingrid Lozano, Joaquín Pereira, Mariela Suárez, Nathalie Álvarez, Pedro Pérez, Roberto Lovera de Sola, Carmen Mannarino, Elio Enrique Palencia, Gennys Pérez, Javier Moreno, Paola Josefa Mónica Montañés, Sandoval Martínez, Alfredo Sandoval, Xiomara Moreno y Andrés Sepulveda.



A ellos se unieron Alicia Hernández, Anabelle Madden, Henry Ardila, Nelsy Acosta, Elba Escobar, Meury Rivero, Alid Salazar, Catherine Ciardiello, Pedro Delgado, Vanessa Ardila, Yerndelki Pérez, Erilyd Coto, José Rafael Simón, Carlos Zarzalejo, Rafael Rondón Narváez, Norma González de Zambrano, Yhonais Lemus, Vanessa Hidalgo, Jackeline Méndez, Yhonahis Lemus, Jairo Ceballos,Adalber Salas, Margot Baptista, Karla Castro, Francisco Catalano, Tina Oliveira y Ricardo Waale.



No se quedaron sin leer Gisela Kosak, Aymara Lorenzo, María Clara Salas, Fátima Idahis Tavares, Luis Arturo Lozano, Trina Quiñones, Acuarela Martínez, Carina Rojas Luna, Mariela Cordero, Gustavo Adolfo Ruiz, Lidia Salas,Beatriz Alicia García, Flavia Pescifeltri, Albinson Linares, Astrid Lander, Ana María Velázquez, Héctor Torres, José Antonio Parra, Juan Carlos Ballesta, Keri López, Hildegart Acosta, Claudia Sierich, Fátima Amarilis Cedeño Martínez, Alberto Vásquez y Rosa Justo.



Además, declamaron María Milagros Sabetta, Ligia Álvarez, Oscar Perdomo Marín, José Antonio Barrios, Samuel Ávila, Luisa Rodríguez, Daria Rivas, Daniel Ernesto Pérez Astros, Ernesto Roque Cazal Carvallo, Francisco Enrique Llovera González, Leonardo Angulo Torres, Mirna Milagros Amarista Rodríguez, Oswaldo Flores Cumarin, Pedro Ignacio Muñoz Hernández, Sofía Gabriela Salazar Bravo, Inés Muñoz Aguirre, Maiskell Sánchez, Gabriel Medina, Ruth Capriles,Helbert Silva, Ysidro Sandoval, Hermileydis Pozo, Alejandro Rodríguez Morales, Fabio Romanelli, Dulce María Ramos, Gabriela Betancourt, Oly Emilia González.



Las lecturas que disfrutaron grandes y chicos se realizaron en diversos puntos de la capital de los municipios Chacao, Libertador, Sucre y Baruta, estos espacios fueron la Plaza Altamira, Ateneo de Caracas, Centro Comercial Multiplaza Paraíso, Iglesia de Petare, Galería de Arte Ascaso, Galería Templarios, Galería G7, Soma Café, Galería D’Museo, Restaurant Oro Café, Galería Artepuy, Biblioteca Herrera Luque y Librería Liberarte.



Adicionalmente, luego de de leer sus textos repartidos por toda la ciudad los 160 personajes de la capital se reunieron en la emblemática Plaza Altamira para cerrar el evento, compartir ideas y celebrar el logro.



“Las personas que asistieron pudieron reír, llorar, recordar, visionar y reflexionar sobre la ciudad que dejamos atrás, la Caracas que tenemos y la que soñamos, fue un buen ejercicio que nos permitió crear conciencia a través de la cultura y sin divisiones porque Caracas es de todos”, agregó Muñoz.



Muñoz expresó que la actividad dio inicio a una política de interacción directa entre PUBLICARTE y sus lectores, apoyados en la propuesta de "Somos mucho más que un periódico", se espera que próximamente dicho medio de comunicación continúe convocando a eventos relacionados a la literaria y la cultura para el disfrute de todos los que conviven en la capital.

Texto tomado de: http://www.analitica.com/va/arte/actualidad/8606841.asp

sábado, julio 09, 2011

MONÓLOGO 2






Ha vuelto. La maroma danza a mi derecha, se vuelve líquida, desemboca en mi frente. Una vez más, los miedos de antaño, sencillos, definitivos. Lo que antes fue fortaleza, hoy es un error reincidente.

No sé qué hacer con mis silencios después de haberlos desatado tantos años. En ellos encontré el signo inconfesable de las bestias. De ellas hablaban todos mientras dormían sobre la exuberancia de la vida. Y yo, indiferente, pasé de largo entre el descampado, serpenteando los acordes pegajosos de un sueño.

Mis silencios cuerdos envueltos en mortajas se convierten en afonías restauradas al voltear los rincones.

He llegado a este santuario huérfana, ignorando lo que hay del otro lado del sigilo. Pierdo los mapas y caigo en la catástrofe de la excusa perfecta. Después de todo mi estigma sigue siendo casto al lado de otros paraísos. Cada letra claudica cerca del verso y en esta costa (silente), muere una sola tiniebla.

Nunca es el mejor momento para mostrar la intemperie. Por eso callo. Un día, los que se jactan de justos, hacen conjeturas que no me contienen, por eso mienten y agrandan el color de mis infiernos. Me inquieta no saber qué hacer con la impaciencia.

No se detienen en esta quietud impuesta donde solo se escuchan grillos. Envenenan mi historia (con la pócima que usualmente colocan frente a mí), pero nadie se hace cómplice de este verbo denso, nadie aboga por los milagros ajenos y clandestinos.

La casa henchida, la casa de la mujer descreída, salpicada del cuestionamiento se rebosa y no acuden a salvarla.

¿Cuántos van a renegar de la exacta realidad que me sujeta? Seguramente todos.

No concluyamos del todo. Las medallas de honor, de todos los héroes, tienen dos caras.

jueves, julio 07, 2011

Monólogos 1


Fotografía: chema madoz

Definitivamente es imposible engullirse el texto si el silencio no se asigna. Hay que obtener un pasaporte sin sellos ni destinos para trasgredir el bullicio e imponer el estado crítico donde la letra brote ingenua, lisa y sin adornos a escindir el papel y quedarse.

Cuánto ha costado esta transición? Cuánta ignorancia me ronda hasta estallar en una verborrea que se convierte en el extracto de la interrupción?

No termino de construir ese puente en el que puedo ir y devolverme cuando el verbo lo requiera.

Siempre está a medio hacer. Lo dejo en suspenso a diario y cuando puedo regresar, apenas se me permite colocar un solo adoquín.

Hace falta comprar el tiempo, lograr el espacio rugoso presto a dejarse alisar. Y entonces, soltar el ancla y quedarse para siempre.

Reconozco que no lo logro. Hay excesos de compañía. Cuando creí haber completado todos los elementos, me desgajé entre hendijas y separé las juntas. No basta ignorar todo este escándalo. Hay que aprender a separar el silencio, decantarlo y quedarse sentada sobre el único banquillo donde nadie habla mientras alrededor hay multitudes que huyen de su introspección.

Se dificulta. Y hasta la disciplina se hace cuesta arriba en estos momentos en que la huida parece la única alternativa.

Huir, sí, con las consecuencias que ello traiga, con el color de la retirada.

Entonces no hará falta la insurgencia.

jueves, junio 30, 2011

ROSAS SOBRE EL CONCRETO



“tampoco basta un verso
para anunciar la ternura secreta
de la piedra”
Alexis Romero
I
desde aquí
las aceras se pueblan
de califas heridos por la realidad
vendiendo delirios mundanos
que hablan de las fronteras
del vacío que deshumaniza
II
no hay leyes en la calle
sin embargo
la avenida sin credo
es un exilio de la ignorancia
universo
la calle de nuevo
que hierve en los bullicios grises
mientras Dios vive
entre los mercaderes que invocan cortesía
III
una ciudad sedienta de codicia
confusa en distintas melodías
y este aire movedizo
desencaja mi rezo
ajeno al azogue humano que me circunda
también acude la belleza en la calle
si un niño bandolero sin causa
intenta venderme una rosa
que adorne este fracaso
que reivindica mis días

miércoles, junio 08, 2011

El arte de testar


Porque el amor es simplemente eso:
la forma del comienzo
tercamente escondida
detrás de los finales.
ROBERTO JUARROZ

Todo es extraño. Este asueto pareciera estar así a propósito como para que aprendiera algo importante. Y esta sensación de desasosiego. Se que no es por la falta económica, tiene otra razón, otro aprendizaje, otro objetivo. Dije que escribiría mucho y ya han pasado tres días y recién comienzo con una reflexión.
Este pequeño momento de silencio y soledad solo me deja desconcierto porque es como hacer las cosas con premura, apurada.
Ojalá la libertad no hubiera tenido el precio de la muerte.
Desde hace días escucho los comentarios de gente que se ha marchado para siempre intempestivamente. Oigo con cierta displicencia como después de muertos somos importantes, como se lamentan las personas de no haber dicho ni hecho lo que debían mientras el ausente estaba en sus vidas. Y ese lloriqueo constante y punzante pero farsante podría haberse canjeado por momentos de alegría si no se antepusieran los conflictos egocéntricos antes que la realidad normal y cabal del ser humano que tiene el deber de ser feliz.
Dicho y pensado, me pregunto para cuándo tendré el pasaje de regreso. No hice reservación alguna y hay noches en las cuales pienso que falta demasiado para ese día. Sin embargo, nunca se sabe. Otro día, siento ciertos dolores pequeños que colocan la hipocondría en su lugar o quién sabe si allí hay algo que está avisando el comienzo de un fin. Nunca se sabe.
Antes de partir quisiera dejar mi legado en orden, haber dicho las cosa que tengo que decir, estar en paz, sabiendo que no dejé atrás cosas inconclusas.
No sé cómo comenzar ni por quien. Si mañana me informaran que tengo una enfermedad incurable, nunca sabría el tiempo exacto que me queda para hacer lo que tengo que hacer. Eso sería lo de menos. Si muero de pronto esta noche, tal como quiero morir, sin dolor, sin padecimientos, sin darle guerra a mis seres queridos ni dejarlos en la ruina sabiendo que no tiene remedio mi dolencia, pues mejor todavía pero no tendría el tiempo de hacer lo que tengo que hacer.
Cuántos de nosotros pensamos en terminar lo que comenzamos o lo que nunca comenzamos antes de partir?
Estuve viendo una hermosa película que habla de “ayudar a un tercero”, donde trabaja maravillosamente Helen Hunt, y eso se convierte en una cadena universal de ayuda y me hizo reflexionar. ¿Cuánto tiempo me queda realmente en esta dimensión? Podré desde la dimensión que sigue cumplir con lo que dejé inconcluso? No lo creo, no creo en ello. Nadie ha regresado, al menos no se ha comprobado cabalmente como para pensar que desde otros planos podremos ayudar a otras personas o decirles lo que nunca le dijimos en vida.
Tengo una gran cantidad de música acumulada en mis aparatos, esos donde puedo escucharlas. ¿A quién le dejaré eso tan intangible?
Imagino que puede escribirse un libro con este tema. La gente nunca se hace esas preguntas. Vive, vegeta, trata de no pensar mucho en este tipo de apreciaciones y se deja llevar por el viento. Un día amanecemos con artritis, repletos de dolencias propias de la edad y ya no hay tiempo de hacer tantas y tantas cosas.
Mis hijos lo tienen todo, aunque no les parezca así. Tienen salud, aunque no les parezca así. La falta de salud no es más que agotamiento, falta de ganas de vivir, desazón, amargura. Por allí comienza todo, por una estructura mental que nos limita a sonreír, entonces se ausenta la salud.
Quién sabe su queda tiempo suficiente para dejar todo escrito, dejar la letra póstuma del amor. Quién sabe.

viernes, mayo 06, 2011

PRONTO LO SABRÁS



Lo sabrás pronto, porque no tarda en llegar ese cosquilleo sentido en la entraña que anuncia un cambio de vida.
Pese a las circunstancias del cambio, habrá un placer especial por el hambre voluntaria cuando se alimenta a otro, una dicha justificada al perder las horas de sueño, un deleite por proteger las rodillas de los golpes.
Hoy no me hables de mi ignorancia al no darte la razón. Pronto sabrás el porqué de los cuidados, la razón de los argumentos tempranos, ese hervor en la propia esencia cuando algo malo le ocurre a distancia.
Tenerte ha sido el inicio, nunca el fin. Ha sido el estreno de un sonido, el puñado de escarcha sobre mis días, la hora de mi epifanía.
Por eso, pronto sabrás que lo que vibra en un vientre es para siempre. Yo esperaré con la paciencia de las piedras para compartir lo que sientes.
Feliz día de las Madres, hijos.

miércoles, marzo 09, 2011

MANTRA DE LA OMISIÓN


Fotografía: self_delusion_by_teodoratan-d36j66f



“y la muerte no tendrá señorío”
Dylan Thomas


aún estás
en el óxido de los calderos
que fueron común patrimonio


en el aroma de naranjas
que con maltrato
me hacías exprimir en el cansancio


estás
como un animal
acechando
el alba olorosa a menta
de pasta de dientes

en una siesta eterna
en el no-recuerdo
de un ardor
que todavía interpela
la herida del amante imaginario


no puede ser amor
permíteme aclararte
la ficción del día a día
la sutil estrategia de la humillación

no hablemos
entonces
del errante reniego
de tu rugido cobarde


esa última embestida
mudo castigo
que heredé de tu inclemencia
rencor del verbo espeso
y hasta frío
no pudo ser amor


ahora abreviado en un grano de polvo
inmolado
rinde cuentas
y déjame reincidir
en este salmo
inmortal
blasfemo
que combina mi retórica celestial
por despreciarte

miércoles, febrero 16, 2011

CAREO




no me engañas
con tu insomnio invencible
tu enigma contradictorio
que despedaza
en una noche
todos los puntos cardinales

conozco de tu inclemencia
y ese carácter demente
con que te exhibes
luna ramera
mostrando a unos la blasfemia
y a otros
la prolongación
de tu sortilegio

eres como el arrebato
que desembarca
en la boca del ingenuo

lo mismo enterneces el aullido de plata
que traspasas los atriles del miedo
mostrando a tu amante iluminado
mientras te ocultas
jugando
en el otro lado del mundo

revélame la identidad
con que traes tus demonios increados
girando como trompos

yo
que detesto los silogismos
te espero con la brújula contemplativa
que refleje
que los míos
ya están domesticados



domingo, enero 09, 2011

Sencillamente es hábito

Dicen que viajar fortifica el espíritu. Hay mucho de cierto en esta aseveración. Se me antoja la remembranza de unos días cercanos donde pude comparar situaciones, ciudades, circunstancias. No es en vano persistir en la memoria. Nos hace reflexionar sobre el piso donde estamos y el deseo de reconstruir aquello que perdimos.

Mi último viaje estuvo repleto de escenas variopintas. Las comparaciones abundaron y el sabor al llegar a la patria se llenó de contradicciones. En otros países, en otras ciudades, es elemental lo elemental. Ensuciar no está entre los parámetros normales del día a día. La vida rutinaria sopla normalmente sobre las aceras y es hábito comportarse a la altura y seguir las reglas.

No es así en mi entorno. Me pregunto por qué es tan difícil y controversial seguir una regla común al beneficio de todos.

En este tránsito por Barranquilla y Cartagena la única nostalgia que casi no pude contener en mi pecho fue la de anhelar unas calles limpias como las que estaba visitando. Hasta los niños recuerdan a sus padres el uso obligatorio de una luz de cruce, aunque fuere en la calle más solitaria de la ciudad. Es conducta, simplemente. Regresé de unas ciudades limpias, donde no hace falta el acoso de una multa para seguir instrucciones, para cumplir las reglas colectivas.

El hábito de admitirse como ciudadano con todos los derechos que eso implique. Repercute en el beneficio colectivo y, posteriormente, se devuelve como un búmeran hacia nuestra área, convirtiéndose éste en agradable porque cada quien respeta el espacio ajeno más que el suyo propio.

Es hábito, sencillamente eso.

¿Dónde aprendimos y cuándo a irrespetar lo ajeno? ¿En qué parte de la historia de Venezuela está escrito el permiso de invadir la línea que divide el deber del derecho?

Lo grotesco es la imposibilidad de reclamar, de exigir ese derecho sin despertar asombro y violencia.

¿Hasta dónde puedo pretender el respeto que merezco como ciudadano sin ser agredido? Me duele el retorno, con una simpleza que despierta en mi interior el vacío que deja un pueblo que no quiere a su tierra.

El resultado de este viaje me dejó invadida por la nostalgia y la contradicción. Amar una patria, pese a que nos destruya, es como una relación de pareja dañina y contaminada. Nunca tienen un buen final. Bien dicen que las comparaciones casi nunca han sido buenas.