jueves, octubre 20, 2011

ALARMAS









no es para alarmarse
pero fuera de mis sienes
todo retumba
como uñas sobre pizarra

abro este manuscrito
que pretendo dejar como legado
(y con derecho exclusivo)
al lector que se lo apropie
y solo desprende pesadillas

una sombra me dicta las palabras
y yo las escribo
a pesar de la estridencia

forcejeo con esta atracción de la tierra
el cielo quiere tragarme
para silenciar esta endecha

por eso
por su silencio
siempre elijo la nostalgia

no es para alarmarse
-les digo-
esto no es una cátedra sagrada de melancolía
es
tan solo
el oficio dócil y voluntario
de untarme con el brillo
de mi propio sacrificio

mi polémica
la rítmica desazón de mis tropiezos

2 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Yo lo abro con gusto. Si esto es una pesadilla, tu escritura es un banquete. Un abrazo.

Ophir Alviárez dijo...

"esto no es una cátedra sagrada de melancolía
es
tan solo
el oficio dócil y voluntario
de untarme con el brillo
de mi propio sacrificio..."


Qué profundo y adolorido...

Besos!

Ophir