sábado, marzo 01, 2008

Ese




Ese, que ya vino una vez por la ruta equivocada, vendrá en otro cuerpo limpio de complejos y de remembranzas amargas. No sufrirá de miedos que acechan y el único acertijo posible será el de destaparle el alma. Ese, no vendrá con palabras gastadas, inventará para mi un idioma, un puente de palabras, amnesia de ilusiones pasadas, estreno de lenguas sin despecho, ni corazas. Reto delicioso sin exigir receso en mis entrañas. Ese, sabe que no busco supuestos amores de una tarde, ni juramentos salobres, ni pactos desgastados, ni machos que suspiran por princesas perfectas, sumisas, sometidas a mandatos. Ese que, está cerca, va a venerar mi ombligo, mis uñas y hasta los vellos que tiene mi cara. En profunda reverencia encontrará los atajos y saltará las murallas. Llegará profeso de amor, presumiendo de mi, dibujando mis sonrisas en cuadernos de vértigo, con la espada de un guerrero que primero lucha por sí mismo y produce admiración en mi mirada. Ese, no vendrá dudoso de su propia calma. Me traerá bordadas la paz, la alegría y las ganas voluntarias de estar a mi lado y no sentirme yo equivocada. Busco a ése, que viene sin hambre de carne y que, al llegar a mi, no tendrá el momento de saciarse.

No hay comentarios.: