martes, junio 24, 2008

La excusa




Hoy tengo miedo, una mentira se pierde entre los pliegues de mis dedos.
Callar me duerme en el descenso de las palabras y aún así, pierdo el objetivo, callo.
Las excusas volátiles se elevan sobre los últimos cabellos que caen en mis hombros y me siento ajena de motivos, fuera de la órbita de un viaje del que sabía el destino.
Se yerguen los muros del silencio en un vacío de sensaciones que no comprendo y tengo miedo.
Tengo que apagar la luz al salir, cerrar una puerta que nunca estuvo abierta. En el fondo de esta noche cerrada vuelvo a cocinar los vestigios de mi inteligencia. Este inventario sigue intacto. Sigo sin permitir subestimaciones.
Hace falta una mejor coartada en una dimensión recortada a mi medida.
No hay grises. Blanco o negro. El resto se muere en cada luna, al doblar de cada esquina del olvido.

No hay comentarios.: