sábado, agosto 02, 2008

Trueque

Le cambio los minutos que desperdicia,
esos que tanto me hacen falta,
por un par de máscaras manchadas de ironía,
un escape que le haga entender la vida,
una hora en carrusel...
Si acepta la permuta, seré capaz de cederle un poco del brillo de mis ojos
cuando amanezco entre sus brazos...
Le negocio esas miradas primeras cuando despunta el día,
que son espejos que deseo permanentes, definitivos.
Se los cambio por docenas de horas extintas, de inútil recorrido,
esas que abundan en sus días.
Le cedo la tersura que queda en mi piel a cambio de su presencia,
la compenso con esa paz indeleble que excede el borde de las noches,
y en sutil regateo, hasta soy capaz de intercambiar años de mi vida
por su eterna compañía.
Que me deje ser dueña de su asombro,
de la risa que salpica mis locuras,
que se quede, cenicienta, rumiando sus dolores,
suicidando los restos del amor que le extingue la apatía
y confiera a mis dedos la potestad de construir recuerdos
en un futuro que esté próximo a llegar...
Yo solo quiero el suceso
que detiene los vellos de mi piel al observarle,
saciar su hambre de ternura,
espantar de su memoria la tristeza,
coserle mi sombra a su espalda,
conforme lo pidan sus ganas de libertad.
Años... qué le parecen unos años de mi vida
por solo unos instantes
que haré eternos si fuese mío...?


2 comentarios:

Hechi dijo...

Qué venga y se quede por puro amor, que no te robe ni un ápice de vida si no que te de más.
Precioso texto, besito

nikdaniels dijo...

muy lindo texto. nada egoista. muy enamorada, pide poco a cambio.hay que vivir un amor asi.Es hermoso!!!!