miércoles, junio 10, 2009

a la suprema presencia

que permite que la diosa me habite siempre


a todo aquel que creyó en mi verbo de forma auténtica,
porque estas manos no se resignan a la quietud,
ahora que de la vida, tengo una certeza
Acuarela Martínez

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre te lo dije y te admiro, desde aque hermosismo "Banquete", que me ha influido, te lo juro, en muchos sentidos. Otra vez, necesito decirte...Felicitaciones, pero no tanto, porque los merecimientos no se felicitan. Un beso.

Anónimo dijo...

Tu forma singular de escribir me fascina.
Con pocas palabras decis tan intensamente que me emocione mas de una vez.
Genial.
Un abrazo.
Tere.

JUAN JES dijo...

Así sea.