jueves, julio 29, 2010

FRUICIÓN













me gustan sus pies
definitivamente
tienen un perímetro
que encaja en la medida de los míos
temperatura que tibia
el borde de una sábana
que nunca ajusta perfectamente en la cama


el izquierdo
meloso
descifra los secretos
de años tempranos


el derecho
en cambio
se dobla
dramático
en su propio costado
como una bailarina agachada
en el último compás de su danza
parece rezar una oración lúdica
estrenándome
inédita y erótica
cada noche posterior


mi empeine despoblado de orgullo
se enrosca en su talón
trepa su tobillo
haciendo gala de lujuria


y el suyo
devoto de mí
complementa pasos expertos
bajo la más absoluta inocencia


retozo con ellos
un millón de verbos reflexivos acuden
pero callo
callo sobre la promesa del cántico
abrigando la locura de un roce
de un enigma
que me contiene

No hay comentarios.: