martes, agosto 24, 2010

OFRENDA




es hora de emprender el viaje
doblar las piernas sobre los prejuicios
y llegarle en mi cuerpo

sobre este aposento
que florece en mis brazos
lo recibo

un pliegue oculta el occidente
bajo su espalda
y en mis codos
se revuelca el silencio

¿cuánta miel puede recorrerle las arterias
si le hablo desde este pasadizo de gerundios?
demasiada

este pecho se exilia
en la cruda ceremonia de las lenguas
peces movedizos
entre la delgada neblina
que separa su abrazo demente
de la red que lo envuelve en mis hombros

sin permiso
asumo el riesgo
muslo contra muslo
se anudan en una tempestad silente
hasta poblarme la sombra
detenida en el naufragio de sus manos

sumiso se reconcilia
mi pulso en mis sienes
me fugo en su vientre
y me ofrezco

8 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

Y me ofrendo, qué mejor que atreverse a eso...Me haces suspirar!

Besos,

Ophir

Marcia dijo...

Cuanta fuerza hay en tus poemas!
Siempre un placer leerte

Un abrazo

GEORGIA dijo...

¿cuánta miel puede recorrerle las arterias
si le hablo desde este pasadizo de gerundios?


uy uy uy uy...

estupendo...

Lin dijo...

Maravilloso
Qué rico leerte cuando te desnudas así... invitas a fugarse en tus versos.

barris dijo...

si... hermosura, fuerza y tantas, tantas rachas de ternura! luna llena en la palabra, Acua.

bss.

josé dijo...

se que ha pasado tiempo sin pasar por tu rincón, pero hacerlo ha sido una buena medicina para esta distracción que me embarga. saludos

Francisco J. Santos G. dijo...

He vuelto a tus letras, de donde no debía alejarme. He saboreado la miel que rellena los espacios en blanco. Me emociona descodificar tus letras, ha sabiendas que solo tu conoces de sus secretos. Densos, cargados de tu colores.....Acuarela

Luisa Arellano dijo...

Tiempo sin saber de ti, Acuarela. Ha sido un placer pasear tus letras de nuevo.

Un abrazo muy grande.