lunes, noviembre 27, 2017

Welcome

La vecina de planta baja tiene una puerta exactamente como todas las demás. La diferencia radica en una alfombra externa, graciosa y colorida que reza la palabra bordada “Welcome”. Pero a ella no la visita nadie. Me lo dijo un día en que me contó su vida en unos quince minutos. No tiene a nadie. Nadie viene a verla. Habla tan alto que los vecinos la evitan.
Una vez conversaba con una vecina en un tono de voz tan molesto, que otra vino a reclamar porque no la dejaba descansar la tertulia.
Nadie la visita.
Pero tiene una alfombra que dice “Welcome”.

No siempre las alfombras muestran la verdad. 

1 comentario:

Pitt Tristán dijo...

Son las paradojas de la vida. Seguro que habrá personas que reciban mucha gente en su casa y no tengan esa bienvenida, ni la deseen tener...