lunes, marzo 03, 2008

Credo





Creo en tus ojos que profundizan en los míos
hasta desvanecerme en el aire.
Creo en tu boca que emite el aliento más dulce
armando las letras de mi nombre.
Creo en tu piel, que se deja tentar al contacto con la mía.
Creo en tus pestañas que se cierran cuando, al tacto,
logro humedecer tu mirada con mis labios.
Creo en tu sonrisa, que moldea las alas de mi alma,
para hacerla despegar de la grama donde me colocas.
Creo en tus dedos,
mágicos promotores de los versos más hermosos,
forjadores de mi cuerpo.
Creo en tus oídos, porque gracias a ellos
logro llegar con sonidos azules hasta tu mente
y perturbarla… y acariciarla.
Y, creyendo en eso, creo en ti, en mi,
en lo que crece,
en lo que queda en mis poros cuando te siento tan cerca.

2 comentarios:

matlop dijo...

hola acua rela

cada día que pasa
dejo de creer
para comenzar a sentir!!

=)

un ramo de sonrisas
M

e-mail dijo...

Bien, creo que ya sabes que no soy de hacer comentarios porque, en este caso, y afortunadamente, lo único válido es sentir con el alma.
Pues nada, apenas decirte que te acompaño cada día y que me siento feliz de hacerlo.
El blog? Precisamente eso: una hermosa excusa para seguir sintiendo.
Gracias por la poesía.
Un beso.