martes, octubre 20, 2009

DIOS NO ESTÁ DE TURNO



uno tras otro
el estallido
no hay sangre siquiera
en esta hoguera que me alcanza

y los fusiles siguen escupiendo
mientras los cuerpos caen en Trang Bang
como fichas heridas a los costados

atisbo el paisaje
humo denso
duele mi grito agónico de banderas
y no sé si Dios está de turno
cuando prefiero el fin de esta tiniebla
al lastre que dejan las pieles
que se desprenden de mi espíritu

esta estampa grotesca que ahora soy
será la prueba donde se escuden los impíos

No hay comentarios.: