miércoles, febrero 20, 2008

BANQUETE


BANQUETE


cuando quiero me doy banquete
llego dueña y señora del convite
y tomo lo que
por derecho
pertenece
sin contratos ni firmas
ni exigencias póstumas
mucho menos embrujos
porque en ellos no creo

hago gala de mi encanto
del privilegio de mis genes
partes iguales
de inteligencia y pasión

cualquier desnivel en las medidas del manjar
da lugar al brebaje que desecho al instante
por estar en desventaja a mis requerimientos

me doy banquete
cuando quiero
repito cada bocado
me nutro del bastimento
que contiene las dosis exactas de elevación
reitero que llego sin invitación
porque siempre los estoy
habitando existencias
y dondequiera que esté
minutos o años
habito a quien me parezca
sin rutina alguna
protagonista principal sin competencia
sin caer en provocaciones
ni bajar a los pozos poco atrayentes

confieso no perder el hilo
cuidarme de los accidentes
ser irrepetible
racional e incondicional
y me doy permiso de admisión a las sensaciones
donde
por derecho a lo que sé que produzco
me hago propietaria.

traduzco las segundas vueltas
como tornados de soledades
apropiándome aún más de los espacios.

mis manjares son fascinantes
no soy comida de diario
ni chatarra que se ingiere por hambre

como al buen vino
cato a mis amores
y cualquier gusto avinagrado
produce
de inmediato
la exclusión de mi bodega

bocado
ese mi alimento
por ningún concepto seré burdo mordisco
que se roe sin apreciar sus atributos

mordisco de duques y reyes
aperitivo de una diosa inolvidable
y que sólo se sirve una cena plebeya
si ésta jamás subestima su pericia e intelecto

sólo vence quien permito
y no existe quien obligue a destruir
mi capacidad de olfatear el sucio juego a distancia

limpio las estancias
rompo ficciones
y como no me gradué de necia
se cuidarán de mi suspicacia
para disfrutar de mis hechizos

ratifico pues
que después de mi mordisco
muchos caminos hay que llegan al mismo abismo
que en mi libre compañía
el mundo propio
si se hace
mi santa voluntad

renuevo mi posición
nadie me tiene
que sólo poseo lo que por libre decisión se me permite
así abuso de mis pertenencias
y que
para que alguien que se jacte de cacique
y tenga la osadía de llamarme "suya"
hace falta muy poco y mucho
lo difícil está precisamente en descubrirlo
que no es poca cosa

sin embargo
me rindo cuando así lo determino
con pasión y magia
pero con estilo
que entre vítores he de recibir
a quien limpiamente quiera jugar mi juego
y me coloque
como aperitivo
y patrona de las situaciones

soy todo
y soy nada
sube y baja
y repito no ser la vianda comestible
de plebeyo alguno
sino de reyes
que no requieran de coronas
para ser el mío

No hay comentarios.: