miércoles, febrero 20, 2008

Factura

Vengo a cobrarme la factura que me adeudas. Eso que me debes, esos sueños que hurtaste una tarde de Junio en la que me resistía al compromiso y me revolcaba en mi libertad, mientras llegaste desafiante y seguro de hacerme vulnerable a tus instintos.
Vengo sumando intereses por el tiempo que te di, que no fue gratis, cuyo capital adeudas y lo exijo para aclarar mis cuentas.
He venido decidida a multiplicar mis activos en cantidades completas, y no aceptaré que amortices la deuda con devaneos ni dudas sobre este amor que me compraste y que nunca cancelaste en su totalidad.
Arribo con disposición de reintegrarme por completo, de reinventarme sin ti y, para ello, te cancelarás con intereses cada beso en el que me hundí sin disimulos, quebrando monotonías del pasado, llevándose en bolsas, los instantes para quedarse endeudados con mi alma.
Devuélveme la esencia de esos sueños hurtados, la falsa integridad de que hoy obtengo, mi visión borrosa de placeres escondidos, la luna que una vez se asomó por la ventana mientras me amabas robando sensaciones.
Hoy vengo a cobrarme todo y exijo el pago sin postergación.



No hay comentarios.: